jueves, 9 de diciembre de 2010

ikiMap como recurso pedagógico

Durante estos meses ikiMap ha ido generando una gran comunidad de usuarios con intereses en los más diversos ámbitos, como muestra la gran variedad de temáticas tratadas en los mapas creados. En este período también hemos tenido la oportunidad de participar en un buen número de charlas, conferencias y entrevistas en muchos foros, y en la mayoría de ellos casi siempre sale a relucir un tema: el uso de ikiMap en el ámbito de la educación.


En estos momentos hay varios centros que están utilizando ikiMap como un recurso pedagógico más. Uno de ellos es el Instituto Lluís Doménech i Montaner, de Canet de Mar (Barcelona). Miquel Ribas, profesor de Ciencias Sociales en este centro, ha querido compartir con todos nosotros su experiencia tras estos meses, algo que agradecemos y reproducimos a continuación.

APUNTES SOBRE UNA PRIMERA EXPERIENCIA PEDAGÓGICA CON ikiMap

La asignatura de Geografía de 2n de Bachillerato intenta abarcar muchas ramas de la disciplina: lo político, lo físico, lo económico, lo humano… El ámbito de estudio comprende diversas magnitudes: el mundo, Europa, España y, en nuestro caso, Cataluña.

El resultado de este currículum es un abultado temario que a menudo escapa a las posibilidades de asimilación de nuestros alumnos (quienes, a su vez, deben asumir los también abultados temarios de otras asignaturas).

Uno de los problemas que se deriva de este punto de partida es que el contenido teórico barre al práctico. De esta guisa, se hace difícil encontrar espacios donde compaginar el aprendizaje de (elementales)  procedimientos geográficos con la teoría determinada por la ley. No se debe olvidar que en Junio estos alumnos se examinan para la Selectividad, por lo que a menudo no nos podemos entretener tanto como quisiéramos en dominar aspectos prácticos, procedimentales, etc. 

En este contexto, el uso de ikiMap se convierte en una opción interesante. En nuestro caso, optamos por trabajar algunos apartados de la Geografía Física de España. La premisa básica era que cada uno de los alumnos realizara uno o varios mapas donde integrase y ampliase la información trabajada en casa sobre los siguientes aspectos:

1-España seca e España húmeda
2-Vertientes y cuencas hidrográficas
3-Regiones biogeográficas: mediterránea, eurosiberiana y macaronésica
4-Especies vegetales más habituales.
5-Unidades de relieve más importantes y accidentes geográficos remarcables
6-Tipos de suelos y de roquedo

RESULTADOS Y PROBLEMÁTICA
El resultado del proceso, si bien satisfactorio, no dio a las producciones de los alumnos la compleción esperada. Analizando el porqué de estos resultados, creemos que la problemática estriba más en las dinámicas de aprendizaje del alumnado que no a posibles carencias de ikiMap.



En el contexto teórico de las aplicaciones educativas de la Web 2.0, la idea del estudiante como prosumidor está bien definida. Pero no debemos olvidar que no hay una continuidad lineal entre esta “imagen” y la realidad. Para el alumnado de estos niveles, la asunción de la propia identidad académica como la de un productor de información que comparte conocimiento es una bella meta todavía lejana.

Las razones de esta lejanía son muchas, pero para no desviarnos del tema, apuntaremos una gran ventaja de ikiMap para ayudar a recorrer más rápidamente esta distancia que separa realidad e idea:

La simplicidad del entorno es uno de los puntos fuertes de ikiMap. Se podría objetar que no tiene demasiadas funciones. ELLO ES UNA VENTAJA EN EL ÁMBITO DE LAS APLICACIONES PEDAGÓGICAS DE LA WEB 2.0. Ya que cada una de estas aplicaciones (útiles para dibujar líneas del tiempo, para crear pósteres virtuales, desarrollar simulaciones, etc.) requiere un registro, un periodo de aprendizaje, etc... en fin, una “alfabetización” propia. Lamentablemente, a menudo no disponemos, ni en escuelas ni institutos, del tiempo que requiere esta alfabetización. Por lo que toda simplicidad y carácter intuitivo de la aplicación es prácticamente una condición obligada para que sea operativa en el entorno escolar. 

Con un ejercicio tan simple como el que proponíamos se podría obtener un resultado relativamente complejo; un mapa en el que las líneas y figuras, los cuadros de texto, las fotos y la muy interesante pestaña de descripción, nos ofrecieran el máximo de información. Por ejemplo: podemos trazar una línea de separación entre la España seca y la España húmeda, pero conseguiremos una producción más atractiva si añadimos una descripción para esta línea: Isoyeta de los 800 mm anuales que indica la separación entre la Espanta seca y la Espanta húmeda. Llevando este procedimiento al extremo, un mapa aparentemente simple puede convertirse en un buen depósito de información. Lo importante es que esta información se transforma en significativa, y por lo tanto, susceptible de ser asimilada e integrada por los estudiantes, ya que son ellos quienes acaban diseñando el contenido.

Por lo tanto, creemos concluir que la máxima potencialidad de IkiMap se conseguirá en la medida en que los docentes seamos capaces de estimular la planificación de este diseño. Para ello suponemos que se debe separar la “alfabetización” de la actividad propiamente, compensar los riesgos del corta y pega con otros desafíos (por ejemplo, no podemos evitar que incluyan un cuadro de texto sobre la región macaronésica extraído de Wikipedia, pero si podemos alentarles a realizar un solo mapa para diversos aspectos, con lo cual provocamos una necesaria aproximación sintética al problema), y quizás sugerir ejemplos de ejercicios similares para que ninguna de estas pocas pero suficientes e imprescindibles funciones de ikiMap se les pase por alto.   

Pendientes de ir perfilando nuevas actividades con un mejor diseño e implementación que el comentado aquí, se intuye que un entrenamiento continuado de los alumnos en el uso de esta herramienta sería también interesante: si desde el primer curso de la ESO utilizaran esta aplicación, esperar unas producciones altamente desarrolladas en Bachillerato no sería tan difícil.